jueves, 6 de enero de 2011

Nostálgica Navidad

Vuelvo a abrir los ojos, despierto una vez más,
mi mirada busca la luz del sol. Aún no es la hora...
Mis manos tiemblan y mi respiración se hace más fuerte, una mezcla de sentimientos invaden mi cuerpo, despacio, muy despacio abro la puerta, la oscuridad ilumina todo otra vez...
Vuelvo a abrir los ojos, despierto una vez más, mis pupilas no tardan en acostumbrarse, la claridad se hace latente...Me deshago de las sabanas, ha llegado la ansiada hora.
Exaltado, sujeto ese pomo de nuevo y lo hago girar. Como el ritual más sagrado mi cabeza asoma y busca entre la tenue luz... A tientas me aproximo, vasos a medias y migajas por el suelo, mi corazón palpita de emoción. Rodeado de paquetes logro encontrar uno con mi nombre, lo sujeto entre mis manos e intento adivinar su contenido pero mi paciencia se agota, desgarro el estampado papel...
El mundo se detiene... mi aliento se entrecorta, un suspiro sale de mi boca y mi cabeza empieza a comprender...

Abro los ojos, despierto, el sonido del teléfono taladra mis oídos.
Giro el pomo impoluto y salgo. El espejo del baño me mira y la ducha me recibe con un helado abrazo, miro el reloj, es casi mediodía y una extraña sensación se apodera de mi cuerpo, ¿que se me olvida? me acerco al calendario... 6 de enero...
En el salón, unos escuetos regalos adornan el suelo, en uno de ellos esta mi nombre escrito con letra fácilmente reconocible, lentamente lo abro y esbozo una leve sonrisa, lo dejo en el escritorio y salgo a la calle...
Niños sonrientes me miran orgullosos mientras corretean por el parque, yo, levanto mi cabeza al cielo y mis ojos se empañan mientras pienso....como me gustaría volver a ser pequeño....

No hay comentarios:

Publicar un comentario