viernes, 21 de junio de 2013

Up

Recuerdo aquel día en mi cama, los dos juntos aquí tumbados y mis lágrimas caían tal y como lo hacen hoy. Recuerdo que me abrazabas y yo posaba frágilmente mi cabeza en tu hombro, donde siempre ha estado mi refugio, mi trinchera en los días de guerra. La lucha de todos y de nadie, el conflicto silencioso, la batalla donde uno muere y renace sol tras sol. En el ordenador veíamos una película de esas que siempre hacen falta, de esas que dicen mucho con muy poco, de esas que hacen reencontrarte con el pasado, sentir el presente e imaginar el futuro. De esas películas que te hacen sentir el miedo y la alegría de existir. Con solo cerrar los ojos nos encontramos volando sintiendo la libertad más plena y más hermosa sin mapas ni brújulas ni coordenadas. Es la aventura más bella jamás imaginada, el antiguo deseo de volar concedido en tan solo un pestañeo, el horizonte y las estrellas justo delante de nuestros dedos y el infinito delante de nuestros párpados.
                                                                                Y
                 nos resistimos a abrir los ojos y luchamos por no pensar, y no mirar, y no sentir...
                    Pero poco a poco la incandescente luz penetra por las entreabiertas rendijas
                     y las chiribitas como los globos que nos sostienen colorean nuestra mirada.
                                                                                Y
                               finalmente los abres, suave y pesadamente agachas la cabeza
                                          miras hacia abajo y aunque desenfocado lo ves:

                                         
                                                     es el vértigo, es la sensación de caer
                                                       y de pronto empiezas a pensar:
                                                                      la oscuridad
                                                                        la presión
                                                                         el viento
                                                                         la lluvia
                                                                           el frío
                                                                              y
                                                                        los demás
                                                                              y
                                                                             tú
                                                                              y
                                                                             yo
Y al final con tus asustados pies tocas el suelo una vez más y te das cuenta que es el mismo suelo de siempre, la misma tierra, la misma hierba, la misma humedad, la misma inmensidad.
  Y quieres volver a subir para inevitablemente volver a caer.

 Y así acaba la película y el espectador irremediablemente aprende y comprende la más bella de las metáforas: que subir subirá al igual que caerá, pero lo que uno haga y piense mientras suba y mientras baje es algo que ni el más perfecto de los guiones puede relatar...

No hay comentarios:

Publicar un comentario